Las seis mejores calas de la Costa Brava

SALADO, uno de nuestros últimos aromas de autor, es probablemente nuestro mayor homenaje (con el permiso de Costarela) a nuestro querido Mediterráneo; Interminables días de verano en la costa, sintiendo el sol y el agua salada en nuestra piel.

Si realmente quieres entender lo que nos inspiró a crear Salado, toma nota de nuestras calas que no te puedes perder en la Costa Brava y no olvides coger tus trajes de baño favoritos para disfrutar de un verano perfecto en la costa mediterránea.

Pero antes de empezar, ¿qué es una cala? Una cala es una pequeña bahía protegida, discreta, escondida y, a menudo, difícilmente accesible. Un lugar en la Tierra para relajarse, disfrutar de la tranquilidad y sentirse en contacto con la naturaleza.

Aiguablava, Begur: esta es una de las playas más impresionantes de la Costa Brava, con arena dorada y un bello ambiente natural. Esta cala también alberga uno de nuestros restaurantes favoritos,  TOC al Mar, un «chiringuito» relajado con vistas excepcionales y deliciosos platos recién hechos.

La Cala del Señor Ramón, Santa Cristina d’Aro: también conocida como «La Cocollada», es una cala salvaje con acantilados de hasta 800 metros y aguas cristalinas.

Cala Cullaró, Cadaqués: El efecto que el viento y la arena han tenido en sus rocas a lo largo de los años es simplemente espectacular. Muchos expertos dicen que Dalí se inspiró en Cala Cullaró para crear la obra de arte «El Gran Masturbador» (The Great Masturbator). Solo se puede acceder a esta cala a pie, pero vale la pena el esfuerzo.

Cala Montgó, L’Escala: Entre L’Escala y Torroella de Montgrí, su arena blanca y fina y sus tranquilas aguas la hacen perfecta para un día en familia.

Para aquellos que buscan aventura, alquile un kayak en Cala Montgó y reme hasta la cueva «Cova de la Sal», en «l´Escala», una de nuestras actividades favoritas para estar en contacto con la naturaleza.

Cala de Sa Futadera, Tossa de Mar: no es fácil elegir cuál es nuestra cala favorita en Tossa de Mar, pero probablemente la naturaleza virgen de Sa Futadera la coloca en la parte superior de la lista. Un verdadero oasis para quienes buscan la tranquilidad.

Cala Bramant, Llança: Una piscina natural rodeada de paredes de roca de unos 10 metros de altura. Definitivamente una de las calas más románticas de la Costa Brava, por esta razón, Cala Bramant es conocida popularmente como «La Cala dels Enamorats» (la cala de los enamorados en catalán).