Bestial Collection; un homenaje al Modernismo

La cultura Catalana no se entiende sin la explosión imaginativa, la exuberancia, el simbolismo, el juego y las formas y colores del Modernismo. Este movimiento artístico de finales del siglo diecinueve y principios del veinte está presente mires donde mires. De hecho, el barrio de l’Eixample, donde se ubica la tienda insignia de CARNER Barcelona, encontrarás la mayor concentración de edificios modernistas, siendo La Pedrera y Casa Batlló probablemente los más relevantes, junto con el Palau de la Música Catalana, Park Güell o el Hospital de Sant Pau, todos ellos símbolos culturales que trascienden la arquitectura para convertirse en auténticas obras de arte.

La arquitectura fue, sin duda, la piedra angular del movimiento, gracias en parte al trabajo de reputados arquitectos como Antoni Gaudí, Lluís Domènech i Montaner, Josep Puig i Cadafalch, Josep Maria Jujol e Isidre Gili Moncunill. Responsables de crear el inmenso legado de edificios Modernistas que adornan la geografía Catalana.

Este estilo arquitectónico está muy relacionado con la burguesía Catalana de principios del siglo viente, porque el Modernismo no trata únicamente de la belleza en todas sus formas, esta corriente está cargada de simbolismo; el Modernismo habla de modernidad, sobre la regeneración cultural y social, sobre política y sobre un periodo de prosperidad por la que estaba pasando la sociedad Catalana.

Todo esto se reflejaba en una estética de libertad y a través del uso de figuras eclécticas, animales exóticos y la fusión de criaturas mitológicas y el mundo real. La simbología Modernista quería romper con el pasado y crear un arte nuevo.

Con Bestial; nuestra última, y más exclusiva colección de perfumes hasta la fecha, queríamos homenajear el Modernismo y su simbología animal:

Bestium: La fusión de lo gótico y lo exótico. Las figuras de bestiarios medievales, el folklore popular y las leyendas fueron una fuente de inspiración para los arquitectos modernistas; animales como águilas bicéfalas, caballos, pegasos, murciélagos, salamandras…

Uno de los elementos más exclusivos del mundo de la perfumería es el protagonista de esta compleja fragancia animal; el extraordinario Oud Palao natural. Se fusiona con rosas turcas y búlgaras que revelan toda su intensidad y carácter.

Felino: Un símbolo de poder para la burguesía catalana, un deseo de demostrar el progreso económico y el éxito empresarial. El león se convierte en la expresión del logro emprendedor.

Notas suaves pero picantes de nuez moscada y avellana se mezclan con un corazón de jazmín y cuero negro. Un pequeño matiz de dulzura resinosa de vainilla da un ligero sabor cristalizado y una dramática sobredosis de mirra redondea el perfume opulento y memorable.

Drakon: Una criatura fabulosa que atrajo la imaginación de los artistas Modernistas; algunos son dragones benevolentes, cargados de sabiduría, protectores de princesas o tesoros, otros son feroces y malvados, amenazantes, con grandes mandíbulas y garras…

¿Sabías que a Barcelona también se la conoce como Drakcelona? Más de 400 dragones se esconden por toda la ciudad, esperando ser descubiertos y ¡hacernos soñar con leyendas fantásticas!

El perfume se abre con una frescura verde que encarna la piel del dragón a través de la combinación de las notas de ciprés, hoja de betel y pimienta negra. A medida que el dragón toma fuerza y ​​despliega su grandeza, el perfume se enciende con una nota explosiva de madera de akigalawood y cipriol y se fusiona con un acuerdo de cuero refinado.

Un diario para aquéllos enamorados de los perfumes. Un diario inspirado en lugares bonitos y esencias increíbles, tal como lo sienten y transmiten los perfumes de Carner Barcelona.