Sant Jordi en Barcelona

La leyenda explica que había un dragón feroz en el pueblo de Montblanc, al suroeste de Barcelona, ​​que siempre tenía hambre. Se le ofreció un animal al día para evitar que atacara a los habitantes de este hermoso pueblo. Desafortunadamente, un día el dragón se comió el último animal de la zona y comenzó a comerse también a la gente del pueblo. Para satisfacer el hambre del dragón, la gente del pueblo decidió elegir al azar a una persona todos los días para sacrificarla a la bestia.

Después de varios días, la princesa fue la desafortunada. Y aunque la noticia entristeció al rey, ofreció a su hija al dragón. Pero para sorpresa de todos, justo cuando el dragón estaba a punto de comerse a la princesa, un valiente y apuesto caballero, llamado Sant Jordi (San Jorge), cabalgó hacia la ciudad, levantó su espada y apuñaló al dragón, rescatando a la princesa y, finalmente, soltando a los ciudadanos de esta agitación.

De la sangre del dragón creció un rosal con las rosas más rojas que jamás se habían visto. Sant Jordi, recogió una rosa y se la ofreció a la princesa.

Esta leyenda, con un final feliz, se celebra en Cataluña cada 23 de abril, coincidiendo con el Día de Sant Jordi. Este día los hombres envían rosas a sus amadas como prueba de amor.

Además, el 23 de abril fue declarado, en 1995, por la UNESCO, el  Día Internacional del Libro. Por este motivo, también en este día, regalar libros es la forma de conmemorar una de las tradiciones más arraigadas en la cultura catalana.

Las calles principales de Barcelona, ​​como Les Rambles, Passeig de Gràcia o Rambla Catalunya se destacan por la multitud y el número de puestos que venden rosas y libros. El ambiente es absolutamente mágico; Definitivamente es nuestro día favorito para disfrutar de la ciudad. También puede encontrar sardanas (una danza tradicional), exposiciones, jornadas de puertas abiertas de edificios emblemáticos, castellers (torres humanas) y otras actividades culturales en toda Barcelona.

Más allá de todas estas celebraciones, la leyenda ha sido una fuente de inspiración para muchos artistas. El mismo Antoni Gaudí representó la leyenda de Sant Jordi en el diseño de Casa Batlló para que, a lo largo de los años, esta fantástica tradición continuara viviendo.

La leyenda mítica está representada en su fachada y en dos lugares específicos dentro de la casa. En el techo, la espalda del dragón cobra vida con las baldosas de cerámica en forma de escamas y la espalda está atravesada por la cruz de cuatro brazos que evoca la espada triunfante de Sant Jordi.

En la planta superior hay un balcón en forma de flor que alude al balcón de la princesa. Mientras que, en los pisos inferiores, los restos de las víctimas del dragón se encuentran en los balcones en forma de cráneos.

En el vestíbulo de entrada, podemos encontrar una escalera donde la parte superior se parece a las vértebras de un animal y que, según la cultura popular, podría referirse a la columna vertebral de la cola del dragón. Finalmente, en el ático, la sala principal de los arcos de la catenaria nos recuerda la caja torácica de un animal grande.

Desde Carner Barcelona, ​​queremos hacerte sentir parte de la leyenda catalana de Sant Jordi conRose&Dragon, un perfume oscuro y fascinante. Este aroma característico pertenece a la exclusiva colección Black.